¿Cómo transportar líquidos peligrosos?

Actualmente, muchas empresas manipulan una gran cantidad de productos que pueden ser peligrosos, tanto para la integridad de las personas como para el medio ambiente, por lo que su uso requiere de ciertos protocolos de seguridad que aseguren que no representan un peligro para nadie.

Transporte de líquidos peligrosos, ¿cómo realizarlo?

Dado que estos líquidos resultan imprescindibles para las industrias, ya sea como materia prima que usarán posteriormente para obtener un producto como por ejemplo el petróleo, estos suelen ser trasportados y dado que en el camino pueden ocurrir ciertos accidentes que pueden comprometer la integridad de la carga, deben ser llevados en recipientes que sean totalmente seguros.

Para tales líquidos se han creado los bidones metálicos, pero ¿qué son estos productos y como benefician a las empresas y al trasporte de líquidos peligrosos?

En el siguiente artículo te daremos respuesta a esta pregunta, además, exploraremos un poco la historia de los bidones metálicos y lo necesario que son para que la seguridad de almacenaje y trasporte sea la correcta, así como las ventajas que representa para las industrias.

Los bidones metálicos

Los bidones metálicos son recipientes herméticos que se usan para guardar y trasportar líquidos. Estos tienen una forma cilíndrica, mientras que el fondo y hecho a partir de contrachapado o metal, es plano. Son los más empleados por las industrias cuando se trata de manipular estos materiales líquidos que representa un grave peligro para el entorno.

bidones metalicos

Historia

A pesar de que antiguamente se empleaban recipientes hechos a partir de distintos materiales como arcilla, barro o piel, sería en el año 1810 cuando su creador, Peter Durand, patentaría el uso de recipientes hechos de hojalata para conservar los alimentos.

De aquí derivaría el uso de recipientes de metal para trasportar numerosas cantidades de materiales a granel.

Desde entonces la idea fue creciendo y mejorando hasta llegar a la actualidad, donde dichos bidones metálicos están hechos por lo general de acero, estando acanalados para otorgarles más consistencia y que sea más fácil hacerlos rodar para facilitar su uso.

Se popularizaron durante la Segunda Guerra Mundial y fueron empleados por las tropas de Alemania e Italia para llevar de un lado a otro el combustible que necesitaban, dado que transportarlos era muy fácil, además que al apilarlos quedaba un pequeño espacio para que se ventilaran. Sin embargo, no pasaría mucho tiempo hasta que los aliados comenzaran a utilizarlos también.

En la actualidad, los bidones metálicos forman parte esencial de la industria moderna, las cuales le dan el uso correspondiente para el almacenamiento y transporte de diferentes productos como combustibles, productos químicos, aceites, sustancias peligrosas y distintos materiales para la formación de productos.

Ventajas

El uso de los bidones metálicos trae consigo numerosas ventajas, tanto para la industria como para el medio ambiente, estas son algunas de ellas:

Mejor uso

Dado el diseño de los bidones metálicos, estos pueden ser fácilmente manipulados por el personal de la industria, ya que por su forma cilíndrica estos pueden ser rodados hasta su destino. Además, agruparlos tampoco supone un problema, solo se necesitaría una cuña para colocarlos, ya sea de forma vertical o de manera horizontal y como si fuese  una pirámide.

Mayor seguridad

Debido a los materiales con los que están fabricados, los bidones metálicos garantizan que el almacenamiento del producto así como su trasporte sea seguro.

Además, cuentan con distintos tipos de cierres o sistemas de aberturas, dependiendo del uso que le quiera dar la industria, dado que su cierre se hace por medio de flejes metálicos que poseen la presión necesaria para evitar que se abran.

Además y cuando almacenan líquidos, la tapa cuenta con una junta, lo cual asegura la estanqueidad.

transporte con bidones metalicos

Reacondicionarse

Una de las características más destacada de los bidones metálicos es que pueden volver a reacondicionarse, por lo que la industria no gastará en la adquisición de nuevos bidones, lo que supone una ventaja a nivel económico dado que se ahorra gastos de producción.

Además, esto contribuye también a la conservación del medio ambiente dado que las emisiones de CO2 disminuyen al no haber nueva fabricación de bidones.

Reciclado

Los bidones que no pueden ser reutilizados sí pueden ser reciclados, lo cual contribuye directamente a la conservación del medio ambiente, ya que no terminan siendo basura que contamina el medio, siendo esto de suma importancia debido a los tiempos actuales tan preocupados con conservar nuestro entorno.

Sirven como publicidad

Muchas empresas emplean los bidones metálicos para estampar la marca de sus productos o el nombre de la industria para de esta manera promocionarse y darse más a conocer, lo que resulta una excelente estrategia de marketing.

Certificado de seguridad

Los bidones metálicos que trasportan líquidos peligrosos deben contar con un certificado de seguridad que abale que se han cumplido todos los protocolos en cuanto a su almacenaje y transporte, de esta forma garantizan que no haya ningún peligro o accidente que pueda afectar la integridad del entorno o de una persona.

Este certificado se conoce como Homologación UN, donde al bidón se le realizan distintas pruebas que debe pasar tales como el peso, la consistencia de sus paredes y la estanqueidad entre otros aspectos que de no ser aprobados, no se le proporcionará el certificado ya que no garantizará la seguridad del bidón metálico.

Gracias a los bidones metálicos, muchas fábricas que manipulan carga a granel pueden facilitar su almacenamiento y transporte, siendo además un medio seguro tanto para la integridad de los trabajadores como para el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*