Uso de los hornos brasa

El uso de los hornos de brasa, es como retornar a la exquisita cocina tradicional, dado que la cocina con brasas siempre ha sido las delicias de todos y, por eso, se encuentra en auge.

Con los hornos de brasas, muchos chefs vuelven a lo tradicional

Son, cada vez más, los clientes de restaurantes que pretenden platos preparados a las brasas. El sabor inconfundible de los platos preparados con este ancestral sistema, es más que exquisito para todos.

Los hornos brasa son máquinas capaces de combinar, a la perfección, el sabor característico de una barbacoa, con el de un horno tradicional. En otras palabras, se trata de una especie de “dos en uno”.

Una de las características distintivas de estos hornos, se constituye por el hecho de que pueden alcanzar altísimas temperaturas en poco tiempo.

Ello, hace posible el tan pretendido sellado de los alimentos, especialmente, de las carnes, con el fin de que conserven sus jugos, como es debido.

Las brasas y el carbón, tan tradicionales en todo el mundo, pasaron a un segundo plano, por un buen tiempo, “gracias” a la aparición en el mercado de los hornos convectores y de las planchas de cromo.

Sin embargo y por fortuna, en la actualidad (gracias a los avances tecnológicos), el “grilling” ha hecho del horno de brasas una máquina imprescindible en muchas cocinas de prestigiosos restaurantes y en las cocinas industriales.

Son muchos, los tipos de establecimientos comerciales gastronómicos, que están utilizando este “novedoso” sistema: braserías, restaurantes, bistró cafés, bares de tapas, steak houses y demás.

hornos de brasa

La Rapidez de los Hornos Brasa: Una Gran Aliada. Otras Ventajas

La agilidad, a la hora de prestar el más óptimo de los servicios, se incrementa de forma considerable, al tiempo que se dispone de un importante ahorro en las cuentas de servicios públicos, que tanto interesan a estos tipos de establecimientos.

Otra de las ventajas que estos hornos ofrecen a los establecimientos comerciales dedicados a la gastronomía, es el ahorro de carbón (que no es, para nada, barato), en comparación con la utilización de este comburente en una parrilla abierta.

Además, estos hornos son útiles y de lo más aptos para cocinar todo tipo de alimentos, desde los más tradicionales asados, pasando por pescados, hasta llegar, incluso, a las legumbres y/o verduras.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, tenemos que se acentúan los aromas propios de los alimentos, se incrementan la textura y jugosidad de los mismos, al tiempo que aportan un sabor exclusivo, dado que los platos cocinados en estos hornos disponen de ese sabor característico de la cocina ancestral.

En otro orden de ideas pero en el mismo sentido, tenemos que los hornos de brasas ofrecen una mayor comodidad a los profesionales de la cocina, dado que se evita el fuerte impacto del calor permanente, gracias al aislamiento de las brasas, tras las puertas del horno.

En los que respecta, esta vez, al imprescindible factor higiene, tenemos que los hornos brasa ofrecen una mayor limpieza, en comparación con las parrillas abiertas, en vista de que la cenizas y la grasa quedan acumuladas, como es debido, en un depósito que, dicho sea de paso, es fácil de asear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*