¿Qué es la filosofía estoica?

Los temas fundamentales de la historia siempre son importantes de conocer, por ello son muchas las personas que se interesan en la filosofía, sobre todo lo que tiene que ver con la filosofía estoica, de la cual hay una gran cantidad de información que no todos saben.

Si realizáramos una encuesta en este post, nos encontraríamos con que la gran mayoría de los lectores no saben de la filosofía estoica, que es la primera vez que leen sobre ella, pese a la importancia que tiene para la sociedad en general.

Para que situaciones como esas no sigan ocurriendo, te contaremos qué es la filosofía estoica, todo lo que necesitas saber sobre ella, de modo de que tengas la mayor cantidad de información que sea posible sobre este tema tan importante.

Filosofía estoica: Más de 2.000 años de antigüedad

Tras la lectura de los apartados que conseguirás líneas abajo, entenderás la relevancia que posee la filosofía estoica en la sociedad en general, así que no te saltes ninguno de ellos, porque todos contienen datos muy interesantes que debes conocer.

También conocida como estoicismo, se trata de la filosofía que busca darle una dirección, un camino o una trayectoria a las vidas de las personas, aportando a ellas herramientas específicas con las que puedan vencer las adversidades que se le presenten, y que las ayudará a potenciar su felicidad.

La filosofía estoica es considerada como una especie de sistema operativo que funciona en la mente humana, según la situación actual en la que se encuentre, contribuyendo a determinar de qué forma debe actuar para que pueda alcanzar sus metas, al tiempo que mantienen su tranquilidad cuando se encuentran en momentos de caos.

No se puede hablar de filosofía estoica sin saber sobre su origen, el cual se da en el año 300 a.C. cuando Zenón de Citio lo fundó.

Zenón era un comerciante que naufragó en uno de sus viajes cerca de las costas griegas, perdiendo en ese momento mercancía muy valiosa y casi su vida, y por lo cual terminó llegando a Atenas, ciudad en la cual nace su interés por la filosofía.

Con el paso del tiempo, Zenón empezó a estudiar filosofía con varios maestros, absorbiendo de ellos grandes conocimientos de las diferentes corrientes filosóficas, pero este se quedaba con los aspectos más resaltantes de cada una de ellas, al tiempo que aportaba a las mismas sus propias ideas.

Poco a poco comenzó a compartir sus reflexiones en una de las galerías del mercado de Atenas, que al ser conocidas como Stoa, es que su filosofía comenzó a conocerse como Estoicismo o filosofía estoica.

Al conocerse el enfoque práctico del estoicismo se comenzaron a interesar en él personas de todas las clases sociales, incluso los gobernantes vieron sus ideas como muy útiles, por lo que hablaban de ellas en público, y así fue que el estoicismo comenzó a ser una filosofía popular.

La practicidad de la filosofía estoica fue en gran parte su popularidad, ya que con ella se intentaba ayudar a las personas a afrontar sus problemas diarios, enfermedades, toma de decisiones, tenciones, críticas, enfados y adversidades, y a diferencia de otras corrientes filosóficas, esta no dedicaba mucho tiempo a los debates intelectuales, su centro eran los problemas comunes de los seres humanos.

¿Por qué ser un estoico?

El objetivo para los estoicos era alcanzar la felicidad, pero no como la conocemos hoy en día, más bien era en el sentido de alcanzar la autorrealización de la persona, de su florecimiento personal, para lo cual tenía que desarrollar su potencial y cerrar la brecha existente entre lo que era y lo que podría llegar a ser.

https://www.youtube.com/watch?v=8Yp8_R9kwEU&ab_channel=CarpeDiem

Dos grandes ideas son apoyadas en el estoicismo para alcanzar la felicidad, y estas son la virtud y la tranquilidad.

La principal preocupación de los estoicos era la virtud, ya que consideraban que actuar con virtud era necesario y suficiente para la ansiada felicidad, dándole a la persona la excelencia, que al final se podría decir que era alcanzar su potencial.

En la filosofía estoica destacaban la justicia, la sabiduría, la templanza y el coraje como las virtudes principales de una persona que alcanzaba la excelencia, una combinación que se hacía con moderación en ella y donde el autocontrol era fundamental, lo cual algunos autores terminaron definiendo como disciplina.

Todo lo anterior permitía a las personas mantener una serenidad mental o tranquilidad, algo muy necesario para resolver los problemas del día a día, ya que al ser dominada la mente por la ansiedad y las emociones negativas, tendría dificultad para actuar de una forma razonable. Con una mente tranquila, una persona evitaba obrar mal.

Herramientas de la filosofía estoica

Aunque el estoicismo es una filosofía en sí, se le podría ver como una caja de herramientas mentales preventivas y correctivas, por lo que mientras más herramientas tengan una persona, mientras tenga un dominio mejor de ellas, será mayor su control mental.

Algunos ejemplos de esas herramientas de la filosofía estoica son:

  • Distanciamiento cognitivo y la vista desde arriba.
  • Incomodidad voluntaria.

Gracias a lo interesante de la filosofía estoica, es que luego de Zenón se conocieron muchos referentes de la misma, destacando Séneca, Epitecto y Marco Aulerio, pero muchos otros aportaron ideas de las cuales solo se conocen fragmentos, algo que sin dudas ayudó mucho a darle fuerza a esta corriente filosófica.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*