Pararrayos PDCE contra las sobretensiones

Los pararrayos Ingesco con dispositivo de cebado electrónico (PDCE) son los más efectivos y seguros para realizar una satisfactoria protección contra el rayo.

Este tipo de pararrayos están diseñados para anticiparse y reducir el tiempo de una descarga atmosférica para poder asegurar una mayor capacidad de captura.

Estos pararrayos pertenecen a la familia de pararrayos activos. Los pararrayos activos son todos aquellos que realizan una acción durante la tormenta.

Los sistemas de captación tradicionales o pasivos, son aquellos que no realizan ninguna acción durante la tormenta. Haciendo que únicamente su material, morfología y ubicación sean los motivos por los que el rayo se dirige hacia ellos.

En cambio, los pararrayos activos, cuando el campo electroestático aumenta por la cercanía de tormentas eléctricas tienen una reacción que explicamos a continuación.

2 tipos de pararrayos activos:

  • Pararrayos PDCE: Contienen una circuitería interna encargada de crear la ionización del pararrayos en el momento de la tormenta eléctrica. Ante la aproximación de una descarga descendente, procedente de una nube de tormenta, se genera un aumento del campo eléctrico. El campo eléctrico es acumulado por el dispositivo PLUG provocando, mediante impulsos de alta tensión, la descarga de la energía acumulada por el dispositivo en forma de trazador ascendente. Consiguiendo ionizar las partículas de aire situadas en el área de protección del pararrayos, convirtiéndose en el punto de impacto preferente para la descarga.
  • Pararrayos PDC: No contienen circuitería interna, son mecánicos. Producen la ionización de las partículas del aire establecida por la diferencia de potencial entre el conjunto excitador y la punta del conjunto deflactor. Son igual de efectivos que los PDCE y requieren un mantenimiento menor.

Ventaja de los sistemas de protección activos

Los sistemas con PDCE o PDC tienen la principal ventaja de tener un radio de protección más amplio que las puntas captadoras. Eso reduce considerablemente el número de instalaciones necesarias para cubrir la misma área.

Reducción del coste económico, al tener que establecer menos sistemas, el coste en material y mano de obra se puede reducir considerablemente. Reduciendo también el impacto visual que se produce en la estructura a proteger.

Otra ventaja, es que con su trazador ascendente también se protege las zonas de alrededor de la estructura a proteger y áreas abiertas.

La instalación del pararrayos

Los sistemas de protección externa activa tienen la misma complejidad de instalación que los sistemas pasivos. Pero al necesitar menos cantidad de sistemas en el activo que en el pasivo, facilita la instalación y el coste en material accesorio y mano de obra.

Los sistemas PDCE son aceptados en la normativa internacional UNE 21.186:2011.

Tanto los pararrayos PDCE como las puntas captadoras requieren de un sistema de bajada en la normativa CTE y dos bajantes en la normativa UNE 21.186:2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*