Los 5 vehículos más extraños de la historia

Durante la historia una de las obsesiones más comunes del ser humano fue encontrar el medio para transportarnos de la manera más adecuada. En muchos de estos se ha dado con el diseño perfecto, mientras que en muchos otros se ha pensado de manera más extravagante, llegando a determinados vehículos que realmente son muy curiosos, por su estructura, por sus métodos de propulsión o por otros detalles.

Top 5 vehículos más extraños

En este artículo te mostraremos los vehículos más llamativos que han formado parte de la historia del transporte.

Rail Zeppelín

  • Mezcla de tren y de avión, una verdadera locura de las primeras décadas del Siglo XX fue este invento alemán denominado Rail Zeppelín, o en su idioma original, el Schienenzeppelin.
  • Se trataba de una cabina en la que podían ingresar unas 40 personas, con un diseño similar al de un tren futurista o un cohete espacial, dependiendo de cómo lo queramos ver.
  • Este marchaba sobre ruedas, pero su propulsión, lejos de ser una motorización particular, era una hélice, al mejor estilo de una avioneta, pero en este caso, en su parte trasera y de una dimensión importante.
  • Uno de los datos importantes es que con este se quería lograr una velocidad, que hasta el momento no se había experimentado en ningún tipo de vehículo sobre rieles y esta excentricidad se logró con creces.
  • Tanto su diseño pensado aerodinámicamente como la hélice propulsora, hicieron que este vehículo alcanzar el record de velocidad terrestre lograda hasta el momento, con una aceleración total que alcanzó los 230,2 kilómetros por hora.
  • Desde luego que su peculiar diseño y las velocidades que alcanzaba sin ningún tipo de reparo en la seguridad podía ser motivo de incontables accidentes. Solo pensar en esa hélice abierta llegando a una estación en la que hubiera personas expuestas a ella era pensar en un peligro inexplicable.
  • Es por eso que desde que se utilizó por primera vez, en el año 1929 y con tan solo una unidad construida en la historia, este permaneció sin ser utilizado hasta diez años después cuando se realizó su desguace y concluyó la historia de este bólido alemán.

Tren a Reacción

  • Hubo una década en la que se pensaba que el motor a reacción era la tecnología que significaría el futuro de los métodos de propulsión. Aunque esto duró realmente poco, de todas formas se probó esta tecnología para la fabricación de trenes, siendo estos trenes a reacción el vivo ejemplo.
  • Estábamos en pleno tiempo de guerra fría, donde cualquier tecnología que desarrollara una de las partes, también la quería implementar la otra. Es por eso que el primer paso lo dio estados unidos, diseñando el M-497, un tren con motor ´Jet Engine´, como se conocía en aquel momento a este tipo de propulsión.
  • El primero fue perteneciente a la compañía de trenes de Nueva York.
  • No tardaría en llegar la respuesta de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que diseñó un modelo similar, pero la propulsión venía de la parte delantera superior, a diferencia del estadounidense.
  • En ninguno de los casos estos llegaron a una estandarización y esto tuvo que ver especialmente con la llegada de los trenes eléctricos, que lograban la misma velocidad con menos gasto energético.

Monorriel giroscópico

  • Si de extravagancia en materia de vehículos hablamos, el monorriel giroscópico es uno de los más históricos y que despierta mayor cantidad de adeptos que en la actualidad poseen maquetas de uno de los métodos de tren más extraños.
  • Como su nombre lo indicaba, se trataba de un vehículo que en vez de utilizar dos rieles como cualquier tipo de tren utilizaba uno solo, manteniendo la estabilidad a merced de su tecnología, pero que con su movimiento inercial iba moviéndose constantemente de un lado hacia el otro.
  • A pesar de que sigue siendo motivo de pasiones y que, de hecho se pensó en la actualidad en diseños modernos similares a este, pero con tecnología actual, el monorriel giroscópico no fue utilizado más allá de un prototipo.

Barco «Reversible»

  • Se lo denominó Flip y existe hasta en la actualidad. Se trata de un barco, que se puede convertir en una plataforma oceanográfica. ¿Cómo lo logra? Hundiéndose al agua en uno de los extremos, para levantar el otro, quedando de esta manera en una posición vertical.
  • Flip existe desde la década del 60 y su posicionamiento en vertical, desde que encuentra el lugar donde hacerlo hasta que queda completamente erguido, lleva un tiempo de media hora aproximadamente.
  • Es sorprendente ver como su tripulación, mediante arneses, está amarrada a las barandillas mientras este proceso tan lento como extraño está ocurriendo. Sin duda alguna uno de los bólidos más extravagantes que hoy en día sigue en las aguas.

Ómnibus Barco

  • Existen muchas ciudades en el mundo en las que verás esta modalidad de híbridos a los que también se suele llamar vehículo anfibio.
  • Estos te llevarán por la ciudad, hasta que en un momento tendrán una forma de ingresar en el agua para acortar caminos o llevarte de paseo por las aguas, uso que más se le otorga a estos.

Suelen suplantar a esos ferrys turísticos y son realmente un deleite para las personas cuando ingresan al agua, pudiendo navegar de la misma manera que recorren los caminos. Una curiosidad que aún sigue vigente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*