¿Cómo saber si un huevo está bueno?

Uno de los alimentos que no pueden faltar en el hogar es el huevo. Su aporte nutricional, las diferentes maneras de prepararlos y su bajo precio, permiten que se disfrute diariamente.

Sin embargo, es importante consumir un huevo en buenas condiciones, para confirmar esto, hay varios trucos que se pueden aplicar, y verificar así que el huevo está bueno.

Trucos para saber si el huevo está fresco

El huevo forma parte de la canasta básica de cualquier hogar. Sin embargo, puede ocurrir que se olvide cuánto tiempo pasó desde que se compró, por lo que es importante saber si el huevo está en condiciones o no de ser consumido.

Con el tiempo, la calidad de un alimento comienza a disminuir, hasta el punto en que ya no se pueden consumir.

Por lo general, se considera que el huevo se mantiene en buenas condiciones 28 días después de su puesta. Sin embargo, debe conservarse bien para que se pueda consumir entre estos 28 días.

Es decir, que el huevo no pase por cambios drásticos en la temperatura, o que se coloque en la nevera después de su compra. Pasado los 28 días, el huevo perderá su frescura, los aportes nutricionales y sus cualidades, como hacer mayonesa casera, por ejemplo.

En caso de tener dudas sobre las condiciones del huevo, los siguientes trucos son bastante útiles y sencillos de aplicar en casa, y determinar así si se puede consumir o no el huevo.

Prueba del vaso de agua

Uno de los trucos más sencillos es ver cómo flota el huevo cuando se introduce dentro de un vaso de agua con sal. Cuando se introduce el huevo en el vaso de agua, pueden ocurrir tres cosas.

La primera es que el huevo se hunda con rapidez, indicando que está en buenas condiciones para el consumo. En cambio, si se hunde de forma lente, indica que está óptimo, pero que se debe consumir en el menor tiempo posible.

En el caso de introducir el huevo y flote, es un indicativo de que no se puede consumir y se debe desechar.

La prueba hace uso de la estructura interna del huevo, conocida como cámara de aire. Al contar con una cáscara porosa, se va introduciendo el aire con el paso del tiempo, provocando que el huevo flote.

Prueba del sonido

Otro truco fácil es agitar el huevo cerca del oído, esto permite saber si la yema está en buenas condiciones. Si al sacudir el huevo suena como un golpe en el interior, esto quiere decir que no está fresco, o en condiciones para su consumo.

Cuando el huevo está fresco, la capa transparente permanece firme y amortigua el movimiento de la yema en el interior, dando una sensación de solidez, por lo que no se escucha ningún sonido.

Yema firme y dura

Con este truco es necesario romper la cáscara del huevo, para ver la consistencia de la yema en una superficie plana.

Si el huevo está en buenas condiciones para el consumo, la yema se queda en el centro, sin romperse la parte central y compactada. Cuando no es fresco el huevo, la yema se desvía hacia los lados de la clara, o se rompe con facilidad.

Además, la yema de un huevo bueno se mantiene densa y abombada, mientras que la clara del huevo es transparente, y sin manchas o materias extrañas.

¿Cómo conservar mejor un huevo?

Hay varias maneras de mejor la conservación de un huevo, con esto se evita que se dañe con facilidad, perdiendo así un alimento valioso y el dinero. Una vez comprado el huevo, se tiene que almacenar en la nevera en un máximo de dos horas, dado que el frío lo ayudará a mantener la frescura lo máximo posible.

Además, el huevo se debe colocar con la punta hacia abajo dentro del frigorífico. Con esto se permite que el huevo expulse el vapor de agua, y absorba los gases que requiere a través de su cáscara.

Tampoco se recomienda lavar el huevo con agua, de lo contrario se elimina la cutícula protectora de la cáscara, ya que esta capa es la que previene el crecimiento de las bacterias que ocasionan la salmonella. Si es necesario limpiar el huevo, se debe usar un paño seco y limpio.

Si se cuece el huevo, se debe guardar en la nevera después de dos horas, esto permite conservarlo hasta 7 días. En el caso de que se congele por accidente, se tiene que consumir inmediatamente después de descongelarlo.

¿Qué sucede si se consume en mal estado?

El consumo de un huevo en mal estado es peligroso para la salud. Las posibilidades de contraer salmonella incrementan en esta situación, sobre todo en el verano, donde las altas temperaturas dañan el huevo.

Si se contagian de salmonella, las personas presentan varios síntomas, como infección estomacal, o dolores de estómago. También se pueden contagiar de E. coli o sufrir de intoxicación alimentaria, padeciendo de calambres abdominales, fiebre, diarrea, y vómitos.

Los síntomas por comer un huevo en mal estado aparecen después de 6 o 48 horas, durando entre 4 a 7 días. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen por sí solos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*