Aguas contaminadas, problema global

A veces no somos muy conscientes de ello, pero las aguas de nuestro planeta están muy contaminadas y si no vigilamos un poco podrían acabar enfermando a medio planeta. Debemos partir de la base de que el agua no es infinita, al contrario, hay más bien poca y somos muchos los seres vivos que la necesitamos para continuar viviendo.

Cada vez hay menos reservas glaciales y, aparte de esto, son cada vez más los componentes contaminantes que abocamos en ella, lo que solo sirve para que cada vez haya menos agua disponible.

Contaminación invisible

contaminación invisibleSi hablamos del tipo de contaminación que hay en el agua, todo el mundo piensa en lo más visible: deshechos de fábricas, cosas que se tiran en el wc o las alcantarillas, residuos de barcos, etc. Pero hay mucho más, y quizá es más peligroso lo que no se ve que lo que ya vemos y estamos acostumbrados a ellos. Un buen ejemplo son los medicamentos o los productos de higiene y cuidado personal. Y atención, que no es porque los aboquemos directamente al agua, no (¡qué también!) sino porque al consumir este tipo de productos luego cuando vamos al baño y las depuramos esta substancia queda en el agua, ya que es difícil de redimir. Incluso cuando esto se convierte en parte del agua no potable, también es posible que vuelva a nosotros por culpa de los riegos a los campos con este tipo de agua. Y si, podéis pensar que son micro partículas y que no deberíamos preocuparnos por ello, pero la realidad es que si que nos debería importar. Y mucho.

Algunos de los peligros más comunes del consumo indirecto de algunas sustancias peligrosas pueden ser tan bestias como el cáncer, malformaciones en el desarrollo o esterilidad.

¿Qué podemos hacer nosotros?

Está claro que, tal y como acabamos de ver, es muy difícil que podamos evitar que el agua se contamine… pero sí que hay algunas cosas que pueden ayudar a que se contamine menos. Veamos pues a ver si entre todos podemos hacer algo. Estos son algunos de los consejos más directos y fáciles de seguir:

  • No tirar nada en el WC que no sea papel higiénico o desechos humanos. Esto implica que no debemos tirar ayudar medio ambientecompresas, tampones, toallitas de limpieza íntima, etc. Tampoco debemos abusar con el papel higiénico: debemos usar lo mínimo y necesario.
  • En la cocina, es conveniente que en la pica instalemos una pequeña rejilla para que no se cuelen alimentos por allí
    También en la cocina: el aceite NUNCA se debe tirar por el desagüe. Ni en la cocina ni en el baño. Se deben poner siempre en recipientes y llevarlo a la depuradora más cercana para que lo traten como corresponde.
  • Pinturas, disolventes… todo lo que no sea líquido natural tampoco tiene que ser lanzado a las tuberías. Todo esto hace que al depuración se complique y nunca se acaba de limpiar 100%, por lo que puede acabar rebotando hacia nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*